All for Joomla All for Webmasters

Aún se esperan más buenas noticias para el negocio ganadero

El resurgir ganadero en la Argentina todavía tiene buenos capítulos por delante. La recomposición de la cantidad de cabezas, con consumo interno sostenido y aumento de la exportación, buenos precios en general, mejora de la transparencia en toda la cadena y la apertura de nuevos mercados, serían sólo la primera parte de la película que se empezó a rodar hace poco más de dos años.

“La demanda crece y el Mercosur es el principal oferente posible, estamos en el momento oportuno en el lugar indicado”, dijo el asesor técnico Fernando Canosa. Y su coequiper del equipo técnico en la Mesa de las Carnes, Víctor Tonelli, redobló la apuesta: “Esperamos muchas buenas oportunidades en el corto plazo, como por ejemplo, la apertura de Estados Unidos, que no me sorprendería sucediera pronto”.

Bioeconomía circular: del limón al biogás

Los dos especialistas se manifestaron optimistas, en diálogo con Clarín Rural, tras la presentación organizada por AdBlick, una organizadora de proyectos de inversión que por primera tiene más interesados en poner fichas en el negocio de la carne que en los módulos de granos.

Sucede que el 2018 arrancó con todo, primero con la extensión de Israel (el 4° cliente de nuestro país en este rubro) que incrementó de 45 a 85 días la vida útil de la carne enfriada, lo cual, tras descontar los 50 días de flete marítimo deja 35 jornadas disponibles para la comercialización en góndola. Eso permite exportar cortes enfriados de alto valor. Y enseguida vino la noticia del año en la materia: el convenio con China (que ya capta la mitad de nuestros embarques) para la ampliación de cortes, que incluye carnes bovinas enfriadas y con hueso, como también carne ovina y caprina de la Patagonia.

Con todo, dos especialistas de la Mesa de las Carnes, están convencidos de que vendrán nuevas buenas noticias en el corto plazo.

Según Canosa, hay una apertura de mercados y una demanda insatisfecha a nivel mundial en lo que hace al consumo de carne. “Esto implica una enorme oportunidad para el Mercosur como región. Además, no ha existido en la historia de la política argentina un gobierno que le de tanta importancia a este producto como lo hace la dirigencia actual”, ponderó.

Agregado de valor, el eje del campo

Y recomendó “apuntar con faros largos, y dejar de mirar por el espejo retrovisor. Es momento de apostar a la carne. Existen muy pocos países y regiones con tantas posibilidades de crecimiento como nosotros. Llegó el momento soñado, nunca imaginé estar viviéndolo”.

Tonelli por su parte, comentó que desde hace tiempo existen distintos factores que inciden en el aumento del consumo de proteínas animales en todo el mundo. “El proceso de urbanización implica una enorme potencialidad de la demanda, y ha mejorado mucho la actitud argentina para aprovecharlo. Hay que tener en cuenta que el hueso representa una valorización en U$S 800 del precio de la tonelada de las carnes bovinas”.

Destacó además que se trabaja intensamente en distintos tratados de libre comercio con México, Canadá y Corea, que suman grandes posibilidades de que ocurra un salto competitivo en el negocio”.

Un año para que el campo gane competitividad

Puntualmente, Tonelli confía en que las negociaciones en marcha para alcanzar un acuerdo Unión Europea- Mercosur puedan ofrecer “un resultado positivo a corto plazo, al menos específicamente respecto de ganados y carnes. Estamos hablando de no menos de otra Cuota Hilton”, que hoy representa un negocio para la Argentina de casi U$S 400 millones, con el aliciente de que por cada tonelada –nuestro país tiene asignadas 29.500- se cobra un promedio de U$S 13.000.

Además de lo referido, el consultor tiene fe en sumar pronto al sofisticado mercado japonés.



Deja un comentario